Los champiñones al ajillo son ideales para prepararlos como aperitivo o como una guarnición para diferentes platos de carne. Aprende a hacerlos paso a paso con esta receta que te mostramos a continuación.
Ingredientes:

– 200 gramos de champiñones frescos
– 9-10 dientes de ajo
– Pimienta negra molida
– Aceite de oliva virgen
– Perejil fresco
– Sal
– Guindilla (Opcional)

 
Preparación:
Vamos a enseñaros a preparar paso a paso unos deliciosos champiñones al ajillo, una de esas que casi todos habran comido alguna vez, ya que es una de las mejores y más conocidas formas de preparar champiñones. Es una receta que sirve como guarnición a muchos platos, sobre todo de carne, aunque se pueden comer también como entrante o plato ligero. Comenzamos ya con la preparación, no pierdas detalle para que te salgan riquísimos.
Antes de nada hay que lavar bien los champiñones, ya que suelen venir con bastante tierra y polvo de haber estado plantados. Es mejor emplear champiñones frescos que enlatados, el sabor y la textura que tienen al comerlos es mucho mejor. Los puedes comprar enteros o laminados, aunque si te decantas por los enteros, que sean de los pequeños, ya que los más grandes son mejores para rellenar. Los lavamos bajo el grifo o con un trapo húmedo, para que no absorban agua. Si son enteros, quítales el trozo de tallo que haya estado en contacto con la tierra.
Una vez limpios los ponemos en un escurridor para que escurran toda el agua sobrante, y mientras tanto seguimos preparando el resto de la receta. Vamos a pelar la mitad de los ajos y los machacamos en un mortero, junto al perejil ya limpio y un poco de sal. Agregamos un chorreón de aceite de oliva virgen y mezclamos para conseguir una buena salsita. Si quieres le puedes añadir una guindilla picada para darle un toque picante al plato. Reservamos para usar más adelante esta mezcla.
Pelamos 4-5 dientes de ajo y los laminamos lo más fino que podamos, con la ayuda de cuchillo bien afilado es fácil. Ponemos a calentar una sartén con un chorreón de aceite de oliva virgen y vamos a dorar los ajos laminados unos minutos a fuego suave, hasta que tomen buen color, con cuidado que no se nos quemen. Cuando los ajos ya estén ya cambiando de color, agregamos entonces los champiñones, enteros, laminados o troceados, como más te gusten, intentando siempre que no queden trozos muy grandes, para que no queden duros a la hora de comer. Mantén la intensidad del fuego no demasiado fuerte y remueve con una paleta o cuchara de cocina de vez en cuando para cocinar los champiñones por todos lados. Agrégales un poco de sal y pimienta al gusto y después la mezcla anterior, remueve y mantén un par de minutos y después ya puedes servir en caliente estos estupendos champiñones al ajillo.
Comentarios

62total visits,1visits today

Leave a Comment